Monumentos
PASEO DE SAN PEDRO
llanesnet


Paseo de San Pedro

GÉNESIS DEL PASEO DE SAN PEDRO

Todos admiramos este Paseo, orgullo de Llanes. Pocos sabrán cómo y cuándo se construyó. A muchos les agradará conocer sus circunstancias y vamos a proporcionarles tal satisfacción. Nos valdremos del ejemplar impreso que poseemos de la circular que el Ayuntamiento de Llanes envió a los llaniscos residentes en la península y América, solicitando recursos para construir dicho Paseo, pues se hizo por suscripción.

Lleva fecha de 1846. En su redacción un poco cursi se refleja el ambiente romántico de la época. Dice así: Muy señor nuestro: Entre las mejoras materiales que contribuye más poderosamente al bienestar de los pueblos, son sin duda muy principales las que se refieren a las obras de ornato y comodidad que al paso que anuncian su cultura y hacen agradable su residencia, tiene influjo eficaz en la salubridad y mejora de su temperatura; en tal concepto, los cuerpos municipales a quienes por la ley está encomendado este cuidado, tienen obligación especial de dedicarse con esmero y asiduidad a tan importante objeto; y el de esta Villa desde el momento de su instalación se propuso aprovechar cuantas ocasiones se le presentaren de cumplir con este deber, que tanto halaga la inclinación de todo buen patricio.

La primera diligencia debía ser la adopción de un sistema bien entendido y acomodado a los escasos medios de que le era dado disponer, y ajustar a él las medidas que su celo le sugiriese para obtener el resultado apetecido. Desde luego, reconoció la necesidad de la construcción de un paseo público, dándole la preferencia a cualquier otra obra, y fijada esta idea, no fue dudosa la elección del sitio en donde podía proporcionar este recreo a su vecindario, toda vez que la loma llamada de San Pedro, por su inmediación a la población y deliciosas y apetecibles vistas de mar y tierra, excluye la competencia con ningún otro punto, y como el de partida para el mismo sea también la entrada más general y concurrida de la Villa, formar en este sitio un pequeño salón que, sirviendo de remate al paseo ofrezca espacio para un juego de bolos, que atraiga a él la concurrencia pública en los días de fiesta.

Los deseos del Ayuntamiento no pueden ser más modestos, puesto que no se propone decorar estas obras con el lujo y el primor propios de otra clase de poblaciones; un piso igual y sentado, el plantío de árboles que comuniquen sombra y frescura y algunos asientos sencillos en los parajes que se crean convenientes son todos los adornos que podrían emplearse, y lo único que se propone ejecutar, sin embargo, aún reduciéndose a tan estrechos límites, todavía el gasto es de alguna consideración si se compara con la nulidad de sus recursos, careciendo absolutamente de renta de propios y teniendo que recurrir a repartimientos para levantar las cargas ordinarias; En tal estado, antes de renunciar a su proyecto, no dudó abrigar la lisonjera esperanza de que sería secundado por los hijos de este pueblo y su concejo, y otros que, sin serlo, tienen en él parientes y amigos a quienes por su posición social permite tomar parte en este benéfico pensamiento, y siendo V. uno de los más distinguidos, y bien penetrados de sus generosos sentimientos, se toman los infraescritos la libertad de recurrir a V. esperando tenga la bondad de contribuir a esta obra; (SIGUE ABAJO )

en la inteligencia que los trabajos se principiarán tan pronto como las cantidades que vayan ingresando lo permitan, bajo la dirección de los individuos de este Ayuntamiento que suscriben, y con este motivo ofrecen a V. su más distinguida consideración y atentos B.S.M. El Alcalde, Francisco de Posada Porrero El Regidor, Juan de Posada Arguelles.

El Regidor Síndico, Fernando de Posada Herrera. Señores encargados de abrir la suscripción, recoger y remesar al presidente de este Ayuntamiento y Comisión, las cantidades que produzca aquella, sirviéndose acerlo con lista de los sujetos y cantidades para los oportunos efectos: Méjico:don Cándido Guerra, don Vicente de la Fuente, don Nemesio y don Sinforiano Sobrino Habana:don Pedro de la Lama, don Francisco Alvarez, don Ramón Sánchez y don José Sobrino Madrid: Licenciados don José de Posada Herrera y don José Hano Bustillo: presbítero don José Sánchez Ramos y don Lorenzo Nicolás Quintana.

Sevilla: don José Sobrino Ibañez y Licenciado don Ramón de Posada Fuente. Coruña: don Manuel de Noriega Cortina. Oviedo: don Miguel de Vereterra y Licenciado don Ramón Díaz Vela. Santander: don Francisco Estrada y don Juan Abarca. La idea fue muy bien acogida pues el Alcalde Posada Porrero pudo tener la satisfacción, antes de cesar en 1848, de poder perpetuar su nombre en este monolito en que reza la romántica máxima: Amor patriare... etcétera.

Parece desprenderse de la inscripción del canapé que anteriormente ya había en la loma de San Pedro alguna construcción, pues en aquel figura la fecha de 1720 y es de suponer más antigüedad al castillete que servía de vigía en la costa. Hay también tradición de haber existido una capilla en honor del Santo que dio nombre a la loma. La antigua Cruz del Calvario era anterior, pues la desaparecida del Sablón, exactamente de igual factura y clase de piedra, tenía la de 1756. Enamorados de este sitio ideal, ya hemos lanzado anteriormente la idea de construir una ampliación por el Sur.

Hoy iríamos más lejos, pediríamos (¿utopía?) Un Hostal en la Casa de Xata, con su bolera y pista de tenis en la huerta, que absorberían la concurrencia de veraneantes y turistas. Pero aunque quede nuestro deseo en sueño, acaso llegue algún día a ser realidad.